Notificaciones Marcar todas como leídas
Aún no tienes notificaciones


Antonia Saele
Antonia Saele | Aisén del General Carlos Ibáñez del Campo | 04/08/2020 01:38


La nuestra presencia


Y en estas horas de sutil profundidad
en la que todos los escritos cobran un inncesario  recuerdo,
hundo en las letras unos días ausentes
que me permiten descifrar lo desconocido,
que me hacen cuestionar las palabras inertes
que nunca existieron.
Y es tal vez este momento
el que necesito para continuar,
para sentir que estoy aquí
y que tú estás allá,
que el punzado latido que me quemaba
también te quema a ti,
en una dimensión totalmente diferente
pero con plena similitud de variantes.
Me gustaría contar los lunares de tu mano para mostrarte las cicatrices invisibles que me dejan aquí, que solo yo veo, pero que tu puedes tocar. 
Me gustaría liberar ese llamado a gritos en silencio que me tienes escuchando en voz alta, decirte que por hoy está bien, que por hoy tienes permitido llorar, que no tienes que ser fuerte por siempre. Que tienes unas manos que miran a las tuyas y sin pensarlo abrazarían ese ser que tu crees incompleto. Y que yo me creo incompleta también. Aunque bien sé que tú eres pleno, con un millón de conexiones entre la tierra y el cielo estrellado, que te necesitas a ti mismo para estar allá pero que tienes estas palabras para seguir aquí. 
Un abrazo eterno y sincero es lo único que me gustaría escribir en esta hoja que no me alcanza.
¿Alcanzaría de otra forma ahora?

1
Si deseas comentar debes estar conectado a tu cuenta.

adela paredes duran Este poema invita a imaginar a un hablante conturbado por una pasion de la que anhela liberarse